Es importantísimo que la primera experiencia con el agua sea placentera, pues será la disposición que tenga tu hija/o para otros momentos. También debemos saber que aunque durante el invierno vayáis a la piscina, la de verano es diferente. Y si no vais durante el invierno, cada año habrá que repetir la iniciación cada año, pues se les olvida (al menos hasta que tu hija/o tenga 4 años).

¿Vas a ir con tu bebé, por primera vez a la piscina? Entonces, atenta/o a estos cuatro tips:

  1. Llega a la piscina con una sonrisa de oreja a oreja y convencida/o de que lo vais a pasar en grande. Tu bebé entiende el mundo a través de ti. Y si estás seguro/a y muestras confianza, ella/él también lo estará.
  2. Deja a tu hija/o sentadita/o en el borde de la piscina, acompañada/o por otra persona. Si tu bebé se sienta sola/o, puedes sentarte a su ladito. Poco a poco, ve mojándole partes del cuerpo, empezando de abajo a arriba. Es decir, primero los pies, las rodillas, la tripita… hasta llegar a sus manos y carita. ¡Ya estáis preparadas/os para chapotear juntas/os!
  3. Usad juguetes que filtren agua como botes con agujeros, embudos, regaderas, esponjas, etc. Primero, podéis jugar con ella/él sentadito en el borde y luego ya poco a poco, introducir los juegos estando dentro del agua.
  4. Despacito, metete al agua, y que la/él niña/o vea cómo lo haces. Es esencial no hacer aspavientos o gestos exagerados si al entrar el agua está fría, para que ella/él no se asuste. Cuando tu hija/o extienda los brazos para entrar, introdúcelo despacio en el agua. Puedes hacerlo cogiéndole desde las axilas e introduciéndole en el agua hasta la altura del cuello, de forma que no se moje la cara. Puedes llamar su atención con algún juguete que le guste mucho. Tras meterle una vez en el agua, vuelve a sentarle en el bordillo, y así sucesivamente.

La primera vez que metas a tu bebé en el agua, ponle muy pegadita/o a ti. Luego ya, poco a poco ve separándole de ti para que vaya adquiriendo más confianza.

Juego estrella en la piscina:

Este juego es perfecto para niñas/os aún pequeñitos/as pero que ya se sientan a gusto en el agua. Hasta entonces, tu bebé estaba junto a ti y en posición vertical. ¡Ahora vamos a pasar a tumbados! Sujetándole de las axilas, anímale a que mueva las piernecitas. Poco a poco, le irás separando de tu cuerpo y le vas soltando de las axilas para cogerle de las muñecas. Así, ve moviéndole hacia delante, hacia atrás, para un ladito y para el otro. Debes animarle todo el tiempo con frases positivas, llena/o de orgullo de lo valiente que es tu pequeña/o.

Comparte Babú con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *