Y tú, ¿necesitas movimiento o parar para descansar?

Todos/as nacemos con una tendencia desde que somos bebés. Por temperamento, solemos ser más o menos activos/as. Si nos paramos a observar a las personas de nuestro entorno, podremos saber cual es la suya. Algunos/as necesitamos movernos para descansar, hacer deporte, salir a dar un paseo…sin embargo, otras necesitan tumbarse, sentarse un rato.

¡Ahora entiendo todo!

Esto tiene su explicación. Todos/as nacemos con una tendencia en nuestra actividad corporal. Esta se ve desde antes del año. Podemos detectar dos tendencias:

• Niños/as hipoactivos/as: Son felices cuando están parados, tumbados, sentados, relajados… Es el/la típico/a niño/a que desde bebé es tachado de vago. Siempre sería mejor usar el adjetivo en positivo, diciendo por ejemplo: “es tranquilo/a”.

• Niños/as hiperactivos/as: Necesitan mover su cuerpo para sentirse bien. Un claro ejemplo son los niños/as o adultos/as que han aprendido a estar muchas horas sentado/a en una silla pero está todo el rato moviendo el lápiz.

Por supuesto, como todo, estas tendencias se van modificando según vamos creciendo y se van adaptando a nuestras necesidades y a las que nos exigen. Sin embargo, ¿podríamos ser más respetuosos/as con ellas?

En general, damos mucho movimiento a los bebés desde muy pequeños/as. Los/as llevamos a todos lados con nosotros/as, ya sea en el carrito o en la mochila de porteo. Sin embargo, según la tendencia corporal de nuestro/a hijo/a será respetuoso o no.

En este caso, los bebés hipoactivos ante esta tendencia, estarán irritados, podrán tener problemas de sueño…Y es que muchas veces pensamos: ¿por qué no llevarle a todos lados en la mochila? ¡Si en países como en África llevan años haciéndolo!

Esto es una verdad a medias…cierto es que desde que son muy pequeñitos/as las mamás en África cuelgan a sus bebés en pañuelos y van con ellos a trabajar. Por otro lado, estas mamás no hacen millones de actividades en su día a día sino que están centradas en una.

Por ello, si tenemos un/a bebé con tendencia hipoactiva, tendremos que encontrar momentos diarios de paz, de no hacer nada. Por el contrario, si nuestro/a hijo/a es hiperactivo, tendremos que darle algo de su tendencia antes de pedirle algo opuesto como sentarse a hacer los deberes.

Por ejemplo, podemos ir al parque al salir del colegio para que pueda desconectar corriendo, saltando…y después hacer los deberes sentado/a.

Esto es muy importante a la hora de elegir actividades extraescolares, rutinas…tenemos que ser conscientes de qué beneficiará más a nuestro hijo/a.

Igual que si nosotros como padres/madres somos de la misma tendencia que nuestro hijo/a podremos entenderle fácilmente, sino, tendremos que hacer un esfuerzo mayor por respetar la suya.

¿Y en el colegio y escuela infantil? ¿Cómo podemos respetar esto? Nosotras pensamos que actualmente el sistema educativo y la mayoría de aulas no están preparadas para acoger e integrar de forma respetuosa a estas dos tendencias.

Y vosotros/as, ¿cuál es vuestra tendencia corporal?

Comparte Babú con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *