En Háblame con las Manos enseñamos Lenguaje de Signos para Bebés a padres con bebés entre los 0 y 18 meses, que quieren comunicarse con ellos de una manera temprana, antes de que desarrollen su capacidad de comunicación verbal.

Los bebés de entre 8 y 10 meses a los que se les ha empezado a signar cuando tenían entre 6 y 8 meses, ya han desarrollado la capacidad necesaria para empezar a comunicarse con sus padres a través de los signos (las edades son orientativas pues los ritmos de maduración de cada bebé no siempre son los mismos).

Una de las mayores preocupaciones que se plantean muchos padres, antes de dar el paso de signar con sus bebés, es si el Lenguaje de Signos para Bebés puede retrasar el desarrollo del lenguaje verbal.

No existe ninguna evidencia que así lo demuestre, como de manera contraria sí lo hacen varios estudios científicos tanto en Estados Unidos como en Inglaterra. En ellos se demuestra que los bebés que signan, al contrario de esta creencia errónea, serán bebés que empiecen a hablar antes.

La explosión verbal, como muchos pedagogos la llaman, llegará antes en los bebés que signaron que en los bebés que no lo hicieron.

Al igual que los bebés aprenden a gatear antes que a caminar, lo cual es incluso necesario y beneficioso pues así van fortaleciendo y trabajando ciertos músculos que serán necesarios para empezar a caminar, cuando aprenden a signar desarrollan el área de la comunicación de una manera temprana, mucho antes de pronunciar sus primeras palabras.

Para continuar con el ejemplo anterior, un bebé cuando comienza a caminar va dejando de gatear, pues caminando llega antes a los sitios con un esfuerzo menor. Pues los bebés que signan, se comunican de una manera sencilla a través de los signos, pero una vez que tiene la capacidad de hablar, ellos mismos se dan cuenta de que hablando pueden comunicarse de una manera más rápida, más completa y eficiente por lo que dejarán de signar. No tendrá así ningún sentido que retrasen el momento de comenzar a hablar. Podría decirse que el Lenguaje de Signos para Bebés es una herramienta transitoria entre el no lenguaje y el lenguaje verbal.

Un bebé que signa está ejercitando la comunicación, expresando sus necesidades, compartiendo sus sentimientos y llamando a los objetos por su nombre. El ejercicio que hacen a nivel mental es increíble, lo que supone que más adelante sólo tengan que incorporar las palabras de manera verbal.

Cuando los bebés signan nos están dando información sobre temas que les interesan y esto nos brinda la oportunidad de desarrollar más vocabulario y más conversación sobre sus intereses. Si por ejemplo estamos en el parque con nuestro bebé y este nos signa árbol, podemos ahondar más sobre el tema y decirle – “Sí, que árbol más bonito. ¿has visto cuantas hojas tiene? Mira que dura y rugosa es su corteza. ¿De qué color tiene las hojas?”.

Todo Lenguaje es procesado por el centro del lenguaje en el cerebro. Cada vez que un bebé signa su cerebro se pone a trabajar creando conexiones que se asientan y fortalecen el uso del lenguaje. Que estas conexiones se produzcan antes de que llegue el desarrollo de la comunicación verbal, hace que una vez llegue ese momento los bebés estén mucho más preparados. La verdad tras esa falsa creencia de la que venimos hablando, es que signar con vuestro bebé es la mayor ayuda que le podéis brindar para que comience a hablar antes y tenga un mayor uso del vocabulario. El Lenguaje de Signos para Bebés es una herramienta con muchos beneficios a corto y largo plazo, no sólo en el campo de la comunicación, y es una experiencia única dentro del viaje de ser padres.

Blog escrito por:
Vanessa Viaji (creadora de Háblame Con Las Manos).

Comparte Babú con los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *