Suelo actuar como un padre o madre

Nuestra labor es asegurar el bienestar del niño/a y de su entorno. Estamos formados por contenido hereditario y otra gran parte es de educación y ambiente. Es ahí donde hoy queremos hacer hincapié. Los niños/as no vienen con un manual debajo del brazo. Y por eso, hemos de estar implicados e informados. Hacernos conscientes de qué rol de padre o madre estamos ejerciendo es de gran importancia.

Generalmente, solemos decir que cada casa es un mundo y esto es totalmente cierto y ahora veremos por qué. Ante un conflicto cada padre o madre reaccionará de una manera. Unos se llevarán las manos a la cabeza y exagerarán lo sucedido, otros no le darán importancia, otros hablarán con el niño, otros chillarán…. O por ejemplo, frente al logro del pequeño/a, algunos padres se sentirán tremendamente felices, otros lo pasarán por alto, otros lo manifestarán con abrazos y besos y otros frente a un objetivo conseguido le pondrán exigencias mayores.

Los padres y madres perfectos no existen, y qué bueno, así nuestros hijos/as también podrán permitirse tener errores. Muchas veces somos juzgados por nuestra forma de educar. Estas críticas no sirven para madurar como padres. Sin embargo, información y buen conocimiento sí. Por esto, vamos a hacer un repaso por los diferentes tipos de padres y madres, teniendo en cuenta que todos/as tenemos un poco de todo y que no existe un estilo puro.

Nos vamos a referir a padre para hablar de la figura de referencia (por usar el término general) pero como siempre, destacar, que con ello nos referimos a padre/madre o quién esté desempeñando el papel. Y esto se puede aplicar también a profesionales de la educación, pues también seguimos una pedagogía u otra basándonos en estos modelos.

En primer lugar estarían los padres maduros. Estos dejan crecer a sus hijos/as desde el sentido común, siendo coherente en lo que dicen. Son buenos modelos a imitar por los niños/as. Son capaces de tener autoridad sin imponer, siendo tolerantes. Además, dan responsabilidad y autonomía al niño/a según la edad que éste/a tiene. Son padres reflexivos y que tienen buena comunicación tanto entre ellos como con sus hijos/as. Así, los/as niños/as de mayores serán adultos equilibrados y alegres; que saben solventar imprevistos. Para nosotras, este tipo es el ideal, al que como educadoras aspiramos y recomendamos. Por ejemplo, ante una rabieta del niño/a, estos padres le acompañarían y explicarían lo sucedido manteniendo la calma y con lógica de adulto.

Los padres autoritarios suelen ser padres que tuvieron una educación autoritaria. Se caracterizan por la rigidez. No se suelen cuestionar su forma de crianza. Suelen ser posesivos con sus hijos/as diciéndoles en todo momento lo que tienen que hacer. Su forma de comunicación es mediante amenazas. Tienden a chillar o gritar. De esta manera, solo conseguimos que los niños/as tengan temor (no respeto) y no traten de tomar decisiones por su cuenta. Estos niños/as suelen ser tímidos, reprimidos y poco sociables. También podemos encontrarnos con momentos de rebeldía para autodefenderse. Estos padres no dejarían a su hijo/a quedarse a dormir en casa de un amigo porque no, porque yo lo digo y fin del tema.

Los padres sobreprotecotres suelen haber sido muy protegidos de pequeños/as o todo lo contrario; que no han visto satisfechas sus necesidades afectivas y por eso, quieren dar a sus hijos/as todo lo que no tuvieron. Son padres que facilitan todo a sus hijos/as, sin permitirles pasar por la frustración por la que todos hemos de pasar antes de conseguir ciertas cosas. No suele soportar los llantos del niño/a.
Si los padres autoritarios son peligrosos, nosotras siempre decimos que estos son aún peor, pues dejan al niño/a indefenso/a ante el mundo. Al tenerle en una especie de burbuja, serán adultos/as que no diferenciaran bien a realidad de la ficción. Como si vivieran en un mundo paralelo. Suelen ser también inseguros, dependientes y no admiten sus responsabilidades. Como no han aprendido a decidir suelen ser sumisos con la sociedad y conformistas. Por ejemplo, estos padres no dejarían nunca que el niño se caiga o que gatee hasta conseguir cierto juguete, se lo dan ellos/as antes de que el niño/a llore porque no llega. Cortando así aprendizajes.

Los padres directivos son aquellos que deciden por sus hijos/as. Los niños/as van perdiendo auto motivación. Son padres muy perfeccionistas, rozando la obsesión. Están muy pendientes del “qué dirán”, queriendo controlar todo incluso las emociones de los niños/as. No dejan a sus pequeños/as que exploren el mundo, ya que esto les causa ansiedad; y de esta manera, se lo transmiten al niño/a. Estos dan lugar a adultos/as que no respetan a los demás, pues creen que las normas se establecen incondicionalmente. Por ejemplo, no dejan que su hijo/a juegue a su manera, explorando. Por el contrario, tratan de dirigir el juego en todo momento.

A los padres permisivos o asuntes les podemos llamar también “pasotas”, ya que dejan al niño/a hacer lo quiera, hacen el papel de “amigos”. No tienen en cuenta las consecuencias de las cosas. Se muestran inmaduros poniendo excusas como “si tan solo es un niño” o “estoy todo el día trabajando, para un rato que tengo”. No son capaces de tener autoridad, ya que lo confunden con crueldad. Esto da lugar a niños/as que serán inseguros y vagos, pretendiendo hacer siempre lo que quieren. Además suelen ser ansiosos y pueden tener problemas con las normas sociales.

Por último, queremos hablaros de los padres ansiosos que tienden a mostrarse malhumorados, tristes y pesimistas. Usan el chantaje afectivo con frases como: “si eres bueno/a mamá te querrá”. Son bastante manipuladores y suelen conseguir evitar sus responsabilidades. Les encanta imponer y criticar. Lo más destacable de ellos/as es el temor. Piensan que todo es una amenaza. Dan lugar a hijos/as angustiosos/as, que somatizan a través de enfermedades o dolores. Sus miedos no les permiten madurar. Un ejemplo de padre ansioso sería aquel que no deja jugar al niño/a a casi a nada por miedo a que esa mesa tiene esquinas, el tobogán es resbaladizo o el puzzle de tu hermana es muy duro para ti.

Comparte Babú con los demás

Una idea en “Suelo actuar como un padre o madre… Tipos y sus consecuencias”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *